Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 4 personas

Embarazo

16.04.2018

10 beneficios del parto natural

Cada mujer puede decidir cómo traer al mundo a su bebé, ya sea por cesárea, parto vaginal, en el agua, con una partera, en su casa… ¿Cómo te gustaría que tu hijo nazca?

Por Por: Jessica López
10 beneficios del parto natural

Lo importante es que tengas la información acerca de los pros y contras de cada método y así puedas tomar la mejor decisión. Claro, habrá circunstancias en las que ni aunque quieras podrás tener un parto natural: la misma OMS ha declarado que la cesárea se debe aplicar en caso de que el parto suponga un riesgo para la mamá o el bebé. Sin embargo, según explicó Norberto Reyes Paredes, Subdirector del servicio de ginecología del Instituto Nacional de Perinatología, “nueve de cada 10 bebés pueden nacer solitos; el médico ahí está, pero nada más vigila. Sólo entre el 13 % y 16 % aproximadamente requiere de la ayuda directa del ginecobstetra”.

10 pros para mamá

1) Como es la forma más orgánica de traer un bebé al mundo, requiere poca intervención quirúrgica. Decimos “poca” porque en algunos casos es conveniente aplicar oxitocina (que provoca contracciones) para ayudar a la expulsión del bebé, hacer la episiotomía para evitar los desgarros vagino-perineales graves o aplicar la epidural.

2) Tiene menores riesgos para la mamá, ya que es un proceso natural del cuerpo: éste segrega una serie de hormonas de forma espontánea que le indican a todo el organismo que se debe preparar para iniciar el proceso de la expulsión del bebé. Lo primero que sucede es que el cuello del útero se dilata, abriendo paso para que el bebé pueda salir por el canal vaginal.

3) Una vez que el bebé ha nacido puede estar inmediatamente después con sus papás, lo que permite que el vínculo entre ellos se fortalezca.

4) El contacto inmediato que la mamá tiene con su recién nacido también favorece la producción de leche, gracias a los mayores niveles de oxicitona que genera.

5) La mamá puede tener un rol activo en el nacimiento de su hijo, por lo que sus emociones son mucho más positivas y la alistan para el vínculo con él.

6) La recuperación posparto es más rápida porque naturalmente el cuerpo comienza a regresar a la normalidad y también es menos dolorosa; aunque no es mágica: un estudio de la Universidad de Salford, Inglaterra, llegó a la conclusión de que las mujeres necesitan un año para recuperarse tanto física como emocionalmente después del parto.

7) Que la mamá no tenga heridas quirúrgicas (a menos que le realicen la episiotomía) le facilita cuidar de su hijo desde el primer momento y no enfocarse en su propia recuperación: puede cargar a su bebé sin verse tan afectada; con la césarea, las puntadas a veces pueden abrirse si pasa mucho tiempo de pie o se hace un gran esfuerzo.

8) Este tipo de parto ha demostrado menores tasas de hemorragia posparto, extracción del útero y muerte maternal; las complicaciones de la anestesia también son menos frecuentes.

9) Hay menor posibilidad de infección, porque no existe ninguna herida operatoria; también se tiene menos probabilidades de que un embarazo posterior haya rotura uterina, placenta previa o adherencia de la placenta a la pared uterina.

10) El dolor durante el trabajo de parto puede ser manejado con alternativas no farmacológicas, como la inmersión en agua, métodos de respiración y relajación, acupuntura…

Comenta este post

cerrar