Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 2 personas

Embarazo

04.05.2018

Resolvemos tus dudas más comunes

Mientras tu bebé crece, con el también las dudas y pensamientos raros. Tranquila, nosotros tenemos las respuestas.

Por Autor: María del Carmen López.
Resolvemos tus dudas más comunes

Desde que estoy embarazada duermo mal. ¿Es normal?

El insomnio es un problema muy común en el embarazo. Afecta aproximadamente al 76 % de las mujeres. Pero tranquila, no afecta a la salud de tu bebé, aunque probablemente tú estarás muy cansada y eso no es bueno para ti. El insomnio en el embarazo se da por varias causas: la ansiedad que te produce la llegada del bebé, el aumento del perímetro abdominal, dolor de espalda, aumento en la frecuencia de ir a orinar y los mismos cambios hormonales del embarazo.

ALGUNOS REMEDIOS:

•Prueba nuevas posturas para dormir.
•Date un baño relajante antes de acostarte. •Evita ver la televisión o leer cosas que puedan impresionarte antes de dormir.
•Si no concilias el sueño levántate y lee algo. Ojo, si empeora el insomnio, habla con tu médico.

¿En el embarazo es peor fumar o experimentar la ansiedad que me genera no hacerlo?

La recomendación es muy clara: en el embarazo el consumo de alcohol, tabaco y otras sustancias nocivas debe ser cero. Todos estos productos te hacen daño y al feto: obstruyen la circulación de la sangre en las arterias, pueden producir microinfartos, aumentan el riesgo de preeclampsia y el de bajo peso al nacer, partos prematuros, problemas de salud en el niño… Por lo tanto, una mujer fumadora debe hacer lo posible por dejar de lado el tabaco durante la gestación. Además, la ansiedad por no fumar no afecta al feto en absoluto. Si dejar la nicotina te genera nerviosismo, consulta con tu doctor sobre otras maneras de controlarlo: haz más ejercicio, medita, haz yoga y, sobre todo, piensa que tu salud y la del bebé están en juego.

S.O.S Hemorroides

Se ocasionan por la presión que ejerce el útero al crecer, por el estreñimiento y por la acción de la progesterona. Son más comunes a partir del tercer trimestre y más frecuentes en mujeres que ya las hayan padecido antes. Pueden producir una ligera molestia, picor y hasta doler. Para evitarlas, intenta no pasar muchas horas sentada, no te aguantes las ganas de ir al baño, come alimentos ricos en fibra para que aceleren el ritmo intestinal, practica ejercicios de Kegel diariamente y camina todos los días si te lo indica el médico. Para aliviarlas, puedes sentarte en el bidé y aplicarte agua fría o ponerte una bolsa de hielo para bajar la hinchazón. Además, cuando vayas al baño, límpiate bien. Consultar a tu médico cuando detectes alguna.

Comenta este post

cerrar