Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 8 personas

Embarazo

09.08.2018

Cómo prevenir un parto prematuro

¡Ten en cuenta los cuidados que debes mantener durante tu embarazo!

Por Autor: Maya Martínez.
Cómo prevenir un parto prematuro

Cuando hayas decidido embarazarte, lo mejor es que te realices estudios para revisar que tu cuerpo esté sano. Estas recomendaciones no previenen definitivamente un caso de nacimiento prematuro, pero sí pueden ayudar en algunos casos. Ponte atenta a cualquier señal de amenaza de parto, descansa mucho más y consulta a tu médico cualquier duda, por mínima que sea.

Complicaciones del embarazo

Hidramnios (aumento excesivo del líquido amniótico), embarazo múltiple, hemorragia placentaria, desprendimiento prematuro de placenta, rotura prematura de membranas o retraso del crecimiento fetal severo. Algunas veces se pueden prevenir, otras diagnosticar y tratar a tiempo con el fin de impedir que el parto se adelante.

Enfermedades de la mamá

Incompetencia cervical, hipertensión, diabetes complicada, alteraciones de tiroides, problemas cardiacos, infecciones urinarias y pélvicas, malformaciones en el útero (tabiques, miomas…). Es vital que antes de embarazarte te realices estudios para prevenir cualquier malestar físico que pueda llevarte a un parto prematuro.

Evita el cansancio y el exceso de trabajo

Duerme al menos ocho horas por la noche y realiza alguna pequeña siesta, si es posible. No hagas sobreesfuerzos para intentar mantener un rendimiento físico e intelectual como el que tenías antes del embarazo. Tu condición es distinta.

Ve al dentista

Un mal estado de la dentadura puede influir en el desencadenamiento de un parto prematuro. Sorprendente pero cierto.

Lleva una vida tranquila

Si estás estresada tienes cuatro veces más posibilidades de tener un niño prematuro. Las hormonas se alteran y las defensas están más débiles para luchar contra una posible infección. Si tu doctor lo recomienda, ve a clases de yoga, te prepara para el parto y te ayuda a conectarte con tu bebé.

Ve a todas las consultas

Estar monitoreada permite detectar los problemas que puedan surgir y tratarlos a tiempo. No tomes a la ligera este tema por más sana y sin molestias que te sientas. La opinión experta importa mucho.

Escucha a tu cuerpo

Si notas señales de cansancio extremo, consulta al ginecólogo si es o no conveniente que sigas trabajando o si necesitas un permiso. Nadie te puede obligar a realizar trabajos pesados, que pongan en peligro tu salud y la de tu hijo. En caso de embarazo múltiple, es importante que reduzcas el ritmo de vida al que estás acostumbrada desde el inicio y que estés atenta a las señales de tu cuerpo.

Sangrados

Uno abundante puede significar desprendimiento de la placenta o hemorragia debido a la presentación de una placenta previa. El doctor te realizará un examen vaginal para verificar si el cuello del útero está cerrado y la bolsa íntegra, también comprobará el estado de tu bebé con un monitor que detecta el latido de su corazón.

Alimentate bien

• Debes comer diario al menos tres piezas de fruta, una porción de verdura o ensalada y evitar el exceso de grasas saturadas (carnes rojas) y de azúcares refinados (pan dulce, jugos procesados….).
• Es importante que consumas suficiente cantidad de ácidos grasos Omega 3 tu bebé tenga problemas del tubo neural.
• No comas por dos.
• No consumas alcohol, drogas ni fumes; causan riesgo de retraso en el crecimiento y malformaciones en el bebé, también pueden contribuir a que el embarazo termine antes de tiempo.



Comenta este post

cerrar