Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 8 personas

Embarazo

29.10.2018

Todo sobre la placenta previa

Es una de las causas de nacimiento prematuro. Conoce aquí qué es, los síntomas y más.

Por Autor: Bárbara S. Resardi.
Todo sobre la placenta previa

Cuando tu médico te ha hecho el diagnóstico de placenta previa siempre existen riesgos; pensar en las complicaciones que podría tener tu bebé al ser prematuro te provoca miedo, estrés e incertidumbre. Si es tu caso, lo más recomendable es llevar un estricto control prenatal y realizar ultrasonidos frecuentes para asegurar el buen desarrollo de tu pequeño. Los expertos aconsejan que lo ideal en estos casos es tener un parto por medio de cesárea; de lo contrario, habría riesgo de hemorragia.

¿Qué es?

Es una complicación que puede darse en el embarazo y que se caracteriza porque la placenta crece por debajo del útero y acaba cubriendo todo el cuello uterino.

¿Cómo actuar ante un sangrado?

Se recomienda reposo y, dependiendo del riesgo, en varios casos debe ser absoluto. Es probable que se requiera hospitalización para controlar todos tus signos. Te pedirán abstención de relaciones sexuales y tal vez deberán ponerle una inyección de esteroides a tu bebé para ayudar a que sus pulmones maduren.

¿Cuáles son los riesgos para tu niño?

El mayor riesgo es el nacimiento prematuro, y esto implica que tu hijo puede presentar problemas de salud, ya que como deja el vientre cuando sus órganos todavía no han madurado, puede sufrir complicaciones como dificultades respiratorias, hipertensión pulmonar, anemia, problemas de nutrición, inflamación intestinal severa, sangrado cerebral, hipoglucemia o retinopatía, que provoca alteraciones en la vista y lesiones graves en los ojos.

¿Hay alguna complicación posparto?

Podrías tener una recuperación posparto muy lenta y ciertas dificultades para amamantar.

¿Cómo se diagnostica?

Por medio de un ultrasonido y si tienes alguno de estos síntomas: El más significativo es el sangrado repentino, que puede ser severo y ocurrir sin dolor. Suele manifestarse al final del segundo trimestre o a principios del tercero.

Comenta este post

cerrar