Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 2 personas

Estilo de vida

23.08.2018

Todo lo que debes saber antes de ser una mamá runner

Si te encanta correr, te enseñamos a adaptar tu estilo de vida por tu futuro bebé.

Por Autor: Begoña Palomino.
Todo lo que debes saber antes de ser una mamá runner

Las mujeres que no viven un embarazo de alto riesgo, cuando su médico se los permite, siguen practicando este deporte, aunque sin extremo. Correr es una forma de mantener tu corazón, cuerpo y mente en forma. Además, lo puedes hacer en cualquier lugar, por lo que resulta una alternativa más fácil y cómoda que acudir a un gimnasio.

¿Puedo correr si estoy embarazada?

Primer trimestre:

Antes de seguir con tu ritmo habitual de ejercicio, consulta al médico acerca de tu rutina o si debes bajar el impacto. Ten mucho cuidado, ya que podrías sufrir un aborto espontáneo por un sobreesfuerzo. Si tu cuerpo y el experto te piden reposo, tienes que escucharlos y atenderlos.

Segundo trimestre:

Seguro te encontrarás mejor de los síntomas iniciales y tendrás más energía. Disfruta salir a correr, aunque ten en cuenta que tu centro de gravedad está cambiando porque tu pancita crece y te puedes volver un poco torpe para realizar ciertos movimientos. Ten cuidado siempre.

Tercer trimestre:

Tal vez debas sustituir el correr por caminar (marcha rápida), ya que podrías sentirte más cansada y pesada, pero tranquila: en unos meses podrás salir a correr con tu pequeño.

Beneficios de correr para el bebé

La Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte publicó en 2015 un estudio que confirmaba que el ejercicio físico bajo supervisión experta durante el embarazo:
• Mejora la respuesta cardiaca fetal.
• Al correr se generan endorfinas (hormonas de la felicidad), por tanto, esa sensación de bienestar se transmite al bebé.
• Disminuye el riesgo de padecer preeclampsia.
• Reduce el sobrepeso.
• Evita dolores lumbares, pues tonifica la musculatura pélvica, abdominal y también lumbar.
• Mejora el estado psicológico: proporciona al cuerpo bienestar y calma, libera tensiones.
• Mejora la calidad del sueño porque ejercitarse puede ayudar a combatir el insomnio.
• Hay mejor recuperación y más rápida tras el parto. Esto se debe a que parir es uno de los ejercicios más intensos en un corto tiempo, y tener un cuerpo fortalecido y en forma ayuda a recuperarse más rápido.

Precauciones importantes

Mantente bien hidratada. Bebe agua antes, durante y después de correr sin esperar a tener sed. Cuando aparece la sed es un aviso de que ya te estás deshidratando.
Usa ropa transpirable y un buen sujetador deportivo adecuado a la nueva talla de tus senos.
Protégete del sol. Usa un bloqueador solar en cara, cuello y brazos.
Usa las zapatillas ideales: deben sujetarte adecuadamente los pies para evitar caídas.
Evita el acaloramiento. Un gran aumento de temperatura durante el ejercicio puede producir hipertermia fetal, que es bastante peligrosa porque el líquido amniótico también se calienta y el bebé no tiene forma de refrescarse.

Comenta este post

cerrar