Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 3 personas

Maternidad

08.08.2016

Se acabó el postnatal

Llegó el momento de volver al trabajo y separarte de tu guagua. Aquí los consejos de un experto para que la transición sea menos conflictiva tanto para ti como para tu hijo.

Se acabó el postnatal

El postnatal es un espacio maravilloso para conocer, amar, cuidar, abrazar, proteger y disfrutar a nuestro hijo o hija.

Llegado el fin de ese proceso, es común que te embarguen un sinfín de dudas y emociones. Pues bien, te contamos que no es necesario tanta presión y que es posible que realices una serie de ajustes para que esta transición sea tranquila y natural tanto para ti como para tu hijo.

hhhh

ELIMINA LA ANSIEDAD
A veces la madre alimenta sus temores anticipando situaciones catastróficas producto del apego: “¿lo tratará mal la nana o mi suegra?” Este catastrofismo son pensamientos distorsionados. Aquí la recomendación, es cuestionar el pensamiento y ver si realmente hay evidencia fundada.

Otra herramienta muy poderosa para calmar la ansiedad, es aprender a distinguir entre mi área de preocupación y mi área de influencia. Invertir energía mental en lo que está fuera de tu área de influencia, puede ser tremendamente improductivo.

44

MARCA TUS NUEVOS LÍMITES
Una vez que ya estás de vuelta en tu trabajo, es importante que pongas límites y sigas cuidando de ti. Ya no podrás ni querrás quedarte hasta más tarde, por lo que te recomendamos para evitar malos entendidos o confusiones con tu jefe o compañeros de trabajo, que tomes nota de tus responsabilidades y pidas una reunión para delimitar las áreas de acción. Siempre debes pedir esta reunión para el momento correcto y con la persona correcta (comunicación asertiva).

Es fundamental, sobre todo en esta etapa, aprender a decir que no cuando la situación lo requiera, sin miedo, con respeto y sin culpa.

11

MANTENTE CONECTADA
Es muy importante que para esta transición de vuelta al trabajo, mantengas comunicación fluida con tus amistades y familia, pues ellas pueden darte el soporte emocional que necesitas. Busca a alguien que te escuche, muchas veces el solo hecho de expresar y sacar las emociones puede ser muy aliviador.

33

PRACTICA TU NUEVA RUTINA
Es normal que te demores en aprender a equilibrar tus nuevos roles. Nuevamente, date el permiso de ser humana y sé flexible contigo misma ¿Cómo puedes saber si tu rutina laboral funcionará bien con tus nuevas responsabilidades como mamá? Para esto te recomendamos practicar la semana anterior de volver al trabajo. Si puedes, organiza que el cuidado de tu hijo se inicie antes de retomar tu rutina laboral, para así poder practicar.

22

PIDE AYUDA
No es necesario ser superwoman. El nivel de estrés por no poder rendir al máximo en todo los roles de la vida te puede jugar en contra. Es necesario saber pedir apoyo cuando comienzas a sentir el estrés.

Ojo con el engaño del perfeccionismo: la perfección no existe, lo bueno sí. Recuerda también que el cuerpo no miente: escúchalo, ponle atención, cuida tu sueño y tu alimentación. Pedir ayuda no es una señal de debilidad – es una señal positiva de autocuidado responsable y de entender que puedo complementar mis necesidades al acudir a mi círculo social cercano.

55

Gabriel Furman
Filósofo, Coach en psicología positiva
Director The Inner Projet
www.theinnerproject.cl

Comenta este post

cerrar