Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 1 personas

Maternidad

01.03.2017

¿Qué tipo de madre eres?

Criar a nuestros hijos es un trabajo completo y en muchas ocasiones, nuestra personalidad y mentalidad influye fuertemente en cómo educamos. ¡Revisa aquí cuál se asemeja más a ti!

¿Qué tipo de madre eres?

Todas las madres son perfectas y cada una de ellas aprende paso a paso en el largo camino de la enseñanza. Paciencia, dedicación y amor, son los pilares fundamentales para continuar con esta tarea muchas veces complicada pero hermosa.

La compañera: Intenta ser la amiga más fiel del mundo y de seguro cumple este rol a la perfección. Esta madre siempre tendrá la confianza de hablar con sus hijos y decirles la verdad ante cualquier problema. Llevar este papel puede ser complicado, ya que no se debe olvidar que por mucho que sepas manejar la amistad, siempre te deberán el respeto por ser su mamá.

picnic

La perfeccionista: Desean que sus hijos sean correctos por lo que la palabra fracaso no existe en su vocabulario. Son muy exigentes y transmiten frecuentemente el mensaje de superación, pero es necesario no llevarlo a extremos. En un mundo donde cada día es más frecuente el estrés y la depresión en niños pequeños, es ideal disminuir las presiones encontrando la belleza en las imperfecciones.

La paranoica: La llegada del nuevo miembro de la familia puede desencadenar una serie de cambios y preocupaciones en la madre. Una de sus características principales es estar siempre al pendiente de su hijo y pensar que todo lo malo recaerá en ellos. El miedo puede agobiar, pero no deben evitar llevar una vida normal. ¡Relájate y verás que nada le pasará.

picnic

La afectuosa: Cuando nace el primer hijo, automáticamente nos convertimos en una máquina de amor. Adoramos los mimos, los abrazos y los besos en sus primeros años de vida, pero a medida que crecen, el exceso de sobreprotección puede causar estragos para su futuro, creando adultos dependientes de cariño en toda su vida.

La sabelotodo: Este tipo de madre es la que sabe cada uno de los síntomas, remedios y comportamientos de sus pequeños, tanto así, que le encanta aconsejar a sus amigas. No existe una manera de crianza definida y cada familia conoce lo que es correcto, por lo que no debes criticar lo diferente. La mejor experiencia es vivir día a día y aprender en el proceso.

¡Recuerda siempre equilibrar tus fortalezas y tus debilidades para ser la mejor mamá del mundo!

Comenta este post

cerrar