Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 5 personas

Maternidad

21.02.2018

El pediatra o yo ¿quién manda?

¿Lo que dice el especialista es la ley? ¿Debemos seguir sus consejos al pie de la letra? ¿Qué actitud conviene tener en las revisiones de nuestro hijo?

El pediatra o yo ¿quién manda?

Tu pequeño es feliz y simpático, siempre está sonriendo, come bien y hace todo lo que los médicos explican que debe hacer un niño, esta es tu perspectiva de mamá, o papá. Pero… si un día tu cuñada, tía, amiga, vecina, suegra, abuela, madre… te dice que el muchacho está flaco, inmediatamente “te la crees”, o al menos les das el beneficio de la duda, por lo que “para estar seguros”, optas por llevarlo lo antes posible al pediatra para que él confirme o desmienta el diagnóstico y te diga qué hacer, o no, y te dé luz. Porque sí, para ti él es el experto y el dueño de la verdad. ¿Algo de esto te suena familiar? Entonces, continúa leyendo.

No se trata de cumplir órdenes
El pediatra, como cualquier profesional, está para pedirle consejo, pero muchas veces lo tratamos como Dios; le cedemos nuestra capacidad de decisión. Pero el pediatra no decide si el niño, tras una enfermedad, tiene que quedarse en casa y no ir a la escuela para reponerse. Te da su opinión y su consejo para que tú, como papá o mamá, sepas qué hacer basándote en tu propio criterio y tus posibilidades. Te recomienda uno u otro tratamiento, pero quien se lo tiene que dar eres tú.

Mensajes como “Consulte con su médico”, le restan capacidad a los papás, quienes se ven en la necesidad de cumplir órdenes y dejan de participar en las decisiones de salud de su familia. Claro, estamos hablando de casos como cuando los papás incluso piden permiso al médico para dar al niño un paracetamol.

pediatra

El especialista no es Dios
Son los papás quienes tienen la patria potestad sobre los hijos. Son ellos los que, convenientemente informados, deben tomar decisiones y asumir la responsabilidad de lo que le ocurra al niño, por mucho que algunos se intenten quitar de encima ese peso y consulten a un doctor.

¿QUÉ ACTITUD DEBEN TENER ANTE EL PEDIATRA EN LA REVISIÓN DEL BEBÉ?
• No sólo reciban instrucciones, pidan consejos sobre todo aquello de lo que tengan dudas e investiguen más sobre la etapa de desarrollo de su hijo.
• Al salir del consultorio, les toca decidir si siguen las recomendaciones, o no. No se trata de despreciar al pediatra, sino de aceptar todo lo bueno que ofrece, de comentar con él su punto de vista, de debatir (si hace falta) y de actuar con base en el intercambio que ha surgido en la consulta.
• Si te parece que tu niño está delgado y si todo el mundo lo dice, es probable que lo esté, pero lo importante es que esté sano y sea feliz. Entonces, ante la pregunta “¿está desnutrido o está enfermo?, tu respuesta debe ser “no, seguirá flaco y guapo como su papá y su abuelo”.
• El pediatra es un profesional cercano y disponible con quien comentar dudas y compartir experiencias vividas o leídas en los libros. A ti, mamá o papá, te toca decidir sobre la crianza de tu bebé. No cedas esa responsabilidad.

[Fuente: Dr. Jesús Martínez, Pediatra Autor de El médico de mi hijo y del blog elmedicodemihijo.com]

Comenta este post

cerrar