Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 32 personas

Maternidad

05.04.2018

¿Son los hijos un efecto espejo de los padres?

Nuestra terapeuta motivacional te entrega la respuesta que tanto quieres saber.

Por Foto portada: BLEND IMAGES - KIDSTOCK VIA GETTY IMAGES
¿Son los hijos un efecto espejo de los padres?

Cuando somos padres y tenemos hijos, vemos en ellos nuestros propios defectos. Desde el día que nacen se nos pasan observándonos, como por ejemplo: en nuestra forma de actuar, de interactuar, ven nuestras respuestas y nuestra forma de relacionarnos con nuestro entorno.

¿No te gusta que tu hijo te responda con gritos o levantando el tono de voz?
Entonces para evitar eso, como padres debemos responderles a nuestros hijos con más cariño, más cercanía y mayor atención, cuando se quieran comunicar con nosotros.

¿No te gusta que te diga… no tengo tiempo de hablar ahora o no tengo ganas?
Haz memoria de cuántas veces tu hijo se ha acercado a comentarte algo y tú le has dicho… ¡no es el momento!, ¡ahora no tengo tiempo!, ¡lo vemos después!.

¿Te molesta la forma de dirigirse a su hermano (a), o que le quite algo, o no sea capaz de dar las gracias o pedirle perdón, por ese error?
Cuántas veces hemos sido capaz de pedirle perdón a nuestros hijos, cuando nos hemos equivocado o bien cuántas veces le pedimos algo con un por favor o dándole las gracias por el gesto que tuvo al realizar esa acción, sin que sintiera que es una imposición u obligación de hacerlo.

En lo cotidiano de la educación y crianza de nuestros hijos, no tomamos a considerar que el rol más importante como padres es que “somos su ejemplo”. Que constantemente nos observan, son nuestros primeros imitadores y cuando menos pensamos, nos juzgan en el momento que les pedimos que actúen de una forma adecuada, siendo nosotros incapaces de ejemplificar en ese acto. Como en el caso de pedirle a un hijo que el día de mañana no fume, siendo que yo fumo y más aún a consciencia del daño que provoca.

¿Te levantas de ánimo para ir a tus labores diarias y le sonríes a tu día pensando que será un gran día?
Si tu postura de vida es ésta en tu día a día, no será extraño para tus hijos levantarse por las mañanas con energía y con una sonrisa en sus rostros y así partir con alegría a sus actividades en el Colegio.

¿Tu hijo al conversar se ha expresado mal o ha dicho algún improperio?
Detente en escuchar el vocabulario que utiliza e indaga de dónde lo ha podido aprender. Si no quieres que utilice un mal vocabulario, explícale que hay palabras que son muy feas y que no son adecuadas para el vocablo de un niño ni tampoco de los adultos.

Tengan muy presente que nuestros hijos siempre poseerán nuestras valiosas virtudes y nuestros peores defectos. Si vemos en nuestros hijos cosas que no nos gustan y que nos hacen espejo de nosotros mismos, lo mejor es hacer consciencia de nuestros comportamientos y actitudes en el diario vivir.

Finalmente esto es un llamado de atención, para que desde allí podamos corregir, mejorar y fortalecernos siendo unos mejores padres y así podamos brindarles lo mejor a nuestros niños y jóvenes.

Reciban un fuerte abrazo en agradecimiento, por dar atención y lectura a mis columnas y además por compartirlas con sus cercanos.

Los invito a unirse y seguirme a través de Facebook en “EDUCANDO CON PASIÓN” y también en página web www.educandoconpasion.cl
¡¡Los espero!!

Comenta este post

cerrar