Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 10 personas

Maternidad

08.05.2018

¿Qué hacer en su primer resfriado?

No te alarmes si tu bebé ha caído en gripe. ¡Nosotros te guiamos para superarlo!

Por :
¿Qué hacer en su primer resfriado?

El resfriado inicia con la aparición de flujo nasal, tos y estornudos. Estos síntomas pueden acompañarse de picor de garganta, dolor de cabeza, fiebre y congestión ocular… “Pero otras infecciones respiratorias más severas pueden comenzar los primeros días de manera idéntica, por lo que hay que estar alerta. Asimismo, otros procesos no infecciosos, como la alergia, también tienen síntomas comunes”, explica el pediatra Juan Utrero Valiente del Hospital Vithas Perpetuo Internacional de Alicante, España.

Virus o contagio

La exposición al frío con escaso abrigo puede provocar cambios fisiológicos, como hipotermia, y una coloración diferente en los dedos, nariz u orejas, lo cual exige a nuestro organismo cierto estrés metabólico que puede debilitar el sistema inmunológico, pero para contagiarse se requiere del contacto con el agente infeccioso (virus respiratorio) y dependerá del estado de nuestras defensas.

Prevenir y fortalecer

La mejor prevención es fortalecer su sistema inmune. Es clave mantener un estilo de vida saludable, favorecer el ejercicio físico regular y una alimentación sana evitando la ingesta de productos muy procesados químicamente, con alto contenido en azúcares o grasas. También es esencial lavarse las manos frecuentemente o usar gel antibacterial antes de tocar al bebé, ya que la principal vía de transmisión de estos virus es por contacto.

¿Cuándo ir al médico?

Depende de la edad de tu hijo. Si es menor de tres meses y tiene fiebre debes consultar con el pediatra lo antes posible. Desde los cuatro meses y hasta los tres años, con fiebre inferior a 39 ºC. acompañada de buen estado general y ausencia de síntomas de alarma (vómitos frecuentes, erupciones en la piel, rigidez cervical…), lo aconsejable es esperar 24 horas para que lo valore el experto. Si es mayor de tres años, independientemente del grado de fiebre, valora su estado general. Si no tiene síntomas de alarma, puedes esperar hasta dos días antes de acudir al médico.

No se cura

Un bebé puede resfriarse muchas veces seguidas, sobre todo si va a la guardería o kínder. La duración de estas infecciones suele ser de siete a nueve días con un periodo de incubación de dos a cuatro. Quizá te dé la sensación de que no acaba de curarse, pero en realidad puede que vaya encadenando varios resfriados. Aún así es aconsejable que lo consultes con su pediatra.

¿Le doy algo para la fiebre?

Mejor espera o pregunta al pediatra. La fiebre forma parte del mecanismo de respuesta a la infección y, lejos de ser nuestro enemiga, hay que considerarla aliada de nuestras defensas frente al agente patógeno. Los antitérmicos deberían darse para aliviar el malestar o dolor pero no para cortar la fiebre, siempre que se trate de un niño sano, sin síntomas que puedan hacer sospechar la presencia de otro padecimiento.

Comenta este post

cerrar