Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 5 personas

Maternidad

03.09.2018

Por qué acariciar a tu bebé es fundamental para su crecimiento

Esta es la razón.

Por Autor: Maya Martínez.
Por qué acariciar a tu bebé es fundamental para su crecimiento

Este contacto lo percibe a través de caricias, besos y abrazos; así le transmites esa sensación de protección que necesita en este momento vital. Por ello debes prestarle especial atención y dedicarle todo el tiempo que puedas.

Abrazos de abrigo y seguridad
Diversos estudios demuestran que los bebés que percibieron fuertes lazos afectivos desde su nacimiento hasta los dos años son más entusiastas, persistentes y cooperadores comparados con los que no tuvieron una relación afectuosa con adultos de su entorno. El primer lazo de unión que tienes con él es a lactancia, porque no solo recibe el alimento ideal para su crecimiento, sino que el contacto con tu piel le aporta muchos beneficios.

El arrullo
Representa una buena oportunidad de contacto físico, los movimientos de vaivén hacen madurar su sistema nervioso, activan la circulación de la sangre, estimulan el aparato respiratorio y tonifican los músculos. Al producir un efecto de masaje sobre el abdomen, facilita la digestión y la expulsión de gases, además acompasa los latidos cardiacos mamá-hijo y relaja a ambos.

Si tu bebé sufre cólicos, no hay mejor remedio que mecerlo con suavidad entre tus brazos. Los movimientos rítmicos estimulan los huesitos del oído interno, haciendo que el intestino se relaje y los dolores desaparezcan.

via GIPHY

Beneficios del tacto

Es el sistema sensorial más desarrollado en los primeros meses de vida; gracias a él, tu hijo…
• Genera confianza y seguridad en sí mismo.
• Contribuye a su equilibrio emocional.
• Ayuda a que la separación tras el parto no sea tan brusca.
• Permite la descarga de energía a través de la contención emocional.
• Tiene efectos positivos en el desarrollo idiomático y el coeficiente intelectual de los niños.
• Aumenta la alegría y salud del niño.
• Genera autoestima.

Abrazoterapia
Los abrazos curan, lo hacen sentir bien, alivian el dolor, depresión y ansiedad. Además, brindan seguridad, protección, confianza, fortaleza y sanación, debido a que generan una energía vital capaz de aliviar dolores menores.

Tipos de abrazo para practicar en familia
De oso: envuelve completamente con tu cuerpo a tu hijo.
Mejillas juntas: coloca los brazos sobre sus hombros y dale besos en cada mejilla.
Triple: un abrazo familiar; tu hijo se sentirá totalmente a salvo.

Consecuencias de no sentirse protegidos
No dejes que tu hijo llore solo, abrázalo. De lo contrario, se sentirá abandonado, ansioso y atemorizado. Como consecuencia, su confianza se verá afectada y tendrá dificultades para desarrollar vínculos emocionales.

Comenta este post

cerrar