Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 6 personas

Maternidad

04.09.2018

El mejor momento para dar pecho

En nuestro especial de lactancia materna, te contamos todos los secretos.

El mejor momento para dar pecho

Es importante mencionar que el momento en que alimentas a tu hijo debe ser un tiempo y espacio dedicado a ustedes, incluso si has vuelto al trabajo y debes sacarte la leche para almacenarla. En este sentido, la experta recomienda que siempre busques un lugar que te resulte cómodo y acogedor, donde ambos estén relajados.

Puedes ambientar con música clásica y aromaterapia, pues se ha comprobado que estas condiciones suman para que la producción de leche sea más y de mejor calidad. Si estás en un sitio lejos de tu bebé, procura tener una foto de él cerca y, si se puede, una grabación de su llanto y de su voz, pues también son grandes estimulantes. “Cuando la mamá trabaja, debe procurar liberar sus senos de leche y no dejar que se congestionen, ya que además del dolor y de la incomodidad que esto causa, es un factor que puede limitar la producción debido a que el cuerpo busca un mecanismo de compensación justamente evitando que se genere más de este líquido”, puntualiza la doctora Álvarez Peña, de Perinatología. La lactancia es mucho más que un alimento, “es el regalo más valioso que puedes dar, es una oportunidad de vida, de salud emocional y física”, concluye la especialista.

Posiciones para compartir con tu bebé

Cuando cargues a tu bebé, procura tener las manos limpias y tibias, ya que el frío podría incomodarlo. Sujeta su cabecita con una mano detrás de su nuca y otra sosteniendo sus pompas. Puedes experimentar poco a poco cada una de las siguientes posturas hasta encontrar aquella que los hace sentir cómo- dos y unidos a ambos. Así, tus pezones se las- timarán menos y él se alimentará mejor.

Panza con panza: Tu bebé con la cabeza de frente a ti, su oreja, hombro y cadera deben formar una línea recta, y tú con la espalda recta, ya sea que estés sentada o acostada. Su boquita debe estar bien abierta, abarcando gran parte de la areola. Apoya su cabeza en tu antebrazo y tu mano sosteniendo su espalda.

De cunita: Siéntate y mantén a tu hijo en tu regazo con una almohada debajo de su cuerpo para acercarlo más a tu pecho. Colócalo sobre tu brazo y con la mano sostén su espalda; su cara debe quedar justo frente a tu seno.

Acostada de lado: El cuerpo de tu bebé debe estar frente al tuyo; ofrécele el pecho del lado en que estás acostada.

Balón de fútbol: Con un brazo carga a tu bebé de tal manera que su cuerpo quede debajo de tu axila y su abdomen pegado a tus costillas; sostén su cabeza con la mano y los pies hacia atrás.

Acostados: Acuesta a tu bebé sobre la cama y colócate frente a él sobre uno de tus costados. Es una posición muy noble, en especial para ti que en los primeros días del posparto podrías estar agotada.

Amamantar gemelos: Ponlos en posición horizontal, acomoda a cada bebé sobre almohadas y con las cabecitas encontradas sobre tu regazo para así evitar que se pateen entre ellos.

Comenta este post

cerrar