Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 11 personas

Maternidad

24.10.2018

10 claves para mantener a tu bebé sano

¡Te compartimos las mejores ideas para que tu pequeño crezca sano!

Por Autor: Jessica López.
10 claves para mantener a tu bebé sano

Ser mamá primeriza no es fácil, máxime cuando por doquier circula tanta información –a menudo contradictoria– sobre los cuidados que requiere un bebé. Calma: no necesitas correr de un consejero a otro para mantener la buena salud y bienestar de tu hijo; con seguir estos sencillos tips tendrás frente a ti al niño más sano y feliz del mundo.

AMAMÁNTALO
Entre más tiempo le des pecho –la Organización Mundial de la Salud recomienda al menos seis meses de lactancia–, mayores serán los beneficios para tu bebé, pues la leche materna está llena de anticuerpos que fortalecerán su sistema inmunológico y lo protegerán contra el desarrollo de alergias e infecciones.

DESPÍDETE DEL TABACO
El humo del cigarro está asociado a la muerte súbita del lactante, a problemas respiratorios y alergias, entre los que destaca el asma; a varios tipos de cáncer y a deficiencias intelectuales en los niños.

DI NO A LA AUTOMEDICACIÓN
Para que el sistema inmunológico trabaje en forma eficiente es necesario darle la oportunidad de hacerlo: se recomienda que le des a tu bebé medicamentos para controlar síntomas como fiebre, tos, diarrea y dolor, pero siempre después de agotar medidas físicas (que el mismo pediatra te puede sugerir); es decir, como último recurso y por prescripción médica, nunca por tu cuenta

PREPARA BIEN LA LECHE DE FÓRMULA
Algo tan cotidiano como preparar el biberón tiene su ciencia: hazlo conforme a las instrucciones precisas del fabricante, ya que si agregas menos polvo del indicado, tu bebé se quedará con hambre y podría tener deficiencias y problemas de nutrición. Si la mezcla queda demasiado espesa, tu pequeño podría sufrir problemas digestivos y hasta deshidratación.

CONTROLA LO QUE TOMAS
Al amamantar, recuerda que todo lo que bebes tiene un impacto directo sobre la alimentación de tu hijo. Evita los excesos de cafeína y alcohol: no más de tres tazas de café o té al día y evita consumir alcohol.

PROTÉGELO DEL SOL
Los rayos solares son buenos para el sano desarrollo del sistema óseo, pero para la piel de un bebé pueden ser devastadores. Aplícale una crema con factor de protección solar número 30 como mínimo. De hecho, lo mejor sería evitar la exposición a los rayos del sol en las horas en que son más intensos, o sea, entre las 12 y las 16 horas; en su defecto, emplea toda protección posible: gorras, ropa ligera para cubrir la mayor superficie posible de piel…

LÁVATE LAS MANOS
Hazlo tan sólo por haber llegado de la calle, tras manipular dinero u objetos de uso común… en suma, por la simple razón de que lo vas a tomar en brazos y puedes transmitirle gérmenes patógenos. Y, claro, no olvides lavar siempre tus manos después de cambiarle el pañal y antes de preparar sus alimentos.

OFRÉCELE SUFICIENTE AGUA
Tan pronto como tu bebé esté listo para ingerir líquidos además de la leche materna o fórmula –pregúntale al pediatra cuándo–, dale agua natural para saciar su sed: no optes por jugos ni bebidas azucaradas, no le ayudarán. De lo contrario, sus dientes correrán un riesgo mayor de presentar caries.

PASÉALO AL AIRE LIBRE
Es una excelente idea para pasar juntos un rato agradable. Al sacarlo también entrenarás su resistencia a los resfriados y estimularás su aprendizaje del entorno en general.

NO LE PONGAS SAL A SU COMIDA
Eliminar el uso de sal en la comida que das a tu bebé evitará sobrecargar la función de sus riñones y favorecerá buenos hábitos alimenticios. Evita que el exceso de sal se cuele a su organismo a través de alimentos procesados como tocino y salchicha: en general, evita los embutidos.

Comenta este post

cerrar