Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

21.09.2017

#MOMMYBLOGGER MES 4 “LAS HORMONAS”

No lo saqué de ningún lado, solo de la experiencia personal, y probablemente ningún estudio médico o psicológico lo avale. Pero definitivamente el cuarto mes de embarazo es el clímax hormonal, la explosión del raye femenino en todos los sentidos.

#MOMMYBLOGGER MES 4 “LAS HORMONAS”

Para que me entiendan mejor, les cuento. Durante este mes a la mamá soltera le empiezan a entrar una serie de cuestionamientos que pueden enumerarse más o menos así (y están gobernadas netamente por las hormonas):

¿Por qué casi todo el mundo me cae mal?
Este primer punto es el más difícil yo creo. Nadie hace nada puntualmente malo como para que tu cerebro lo rechace. Pero pasa. Lamentablemente, pasa. No es una cuestión de feeling con las personas, de querer desquitarte con esa persona a la que siempre le tuviste mala y aprovechar que ahora estás justificada, de si los que te rodean están o no más pendiente de una, de si realmente se equivocan en los tratos hacia una mujer embarazada…

No, no es nada de eso, es algo completamente personal, y es triste porque no tiene explicación alguna. Las hormonas durante este mes, me han hecho soportar muy poco a cada persona que se me cruza cada día.

Claro que esto no es gratis: me ha valido peleas con varias de mis amigas, hermanos y hasta jefes. Y es difícil, súúúper difícil, porque por un lado, yo no lo encuentro explicación a la rabia irracional que me ha tocado tenerle a algunos, y por lo tanto no tengo nada que hacer al respecto más que tratar de evitarlos o derechamente mandarlos a freír churros. (Pero ojo, que esto puede derivar en que te quedes sola, y eso es justamente lo que menos necesitas en este momento).

Y por otro lado, pasa que la pobre gente que se te cruza, no tiene por qué tener el manual de “la embarazada, soltera, loca, desquiciada, infrenable”. Entonces para ellos también esta etapa es un shock, del que si no se toma conciencia y se conversa, pueden quedar heridos colaterales. Así como amistades perdidas en batalla y/o gente que se cansa de una nomás, y eso indefectiblemente, hace que una se canse de una también.

mommybloggermes41

¿Por qué en este mes odio al papá de este bebé?
Esta es más fácil de responder: si él fuera mi pareja, él y solo él sería el que (merecidamente) se lleve todo lo descrito en el punto anterior. Pero como decidimos que no sea así, este se convierte en un ente de odio “fictio” o “lejano” y cuando digo odio, me refiero realmente al odio. O bueno, el “odio hormonal”, mejor pongámosle así… Yo no soy una persona de odiar, pero pucha que este mes me gustaría gritarle en la cara a este ser humano que no quiero volver a verlo en mi vida.

Y lo peor, es que hay malas noticias: gracias a baby B tendré que tenerlo en mi vida, justamente al contrario, por el resto de ella.

Y si, la realidad es que las hormonas del mes 4 hacen que esto se vea como un castigo, una odisea. Si te pasa como a mi, no tengo una solución para darte (más que esperar que se pase este mes), lo que sí puedo recomendarte es escribir todas esas puteadas que le cantarías a él en un cuaderno, una nota del celular o donde sea, para descargar.

Los nuevos kilos, que pesan tanto como el desorden hormonal que estaríamos manejando.
Si hasta acá veníamos más o menos bien con el tema peso, en este mes los cambios en ese ámbito empiezan a notarse y se convierten en un peso que guarda total relación con el peso pesado de lo susceptible que te tienen las hormonas.

Ya han pasado 4 meses, que con suerte son 4 kilos (si le hiciste caso al médico) y esos 4, no dejan de ser. Te pesa no solo el cuerpo, las piernas, los pies al caminar, te pesa el alma. Eso siento yo al menos, como que todo me cuesta más y sospecho que se debe a este tremendo cocktail de “estoy perdiendo mi cuerpo” mezclado con “sáquenme este exceso de hormonas si quieren que todos permanezcamos vivos”.

Ojo, aquí es donde en alguno de esos minutos de lucidez, puedes vislumbrar que al final, en realidad, depende de ti.

Depende 100% de ti ponerle ganas al remo para salir de la ola hormonal del mes 4, para cuidarte con lo que comes y que ese nuevo peso que estás ganando (felizmente, porque significa que tu baby está creciendo) no te termine comiendo a ti, para cultivar la paciencia y con ella las relaciones humanas.

mommybloggermes42

Creo que todas tenemos permitido esa pequeña temporada de convertirnos en Hulk estando embarazadas y transitando este mes de tanto cambio. Pero insisto, depende 100% de nosotras salir de ahí y de a poco recuperar esa persona divertida, liviana y que se lleva bien con todos que siempre fuiste.

Al fin y al cabo, a pesar de los altibajos que las hormonas pueden producir en esta etapa, definitivamente es la mejor etapa en la vida de una mujer. Y hay que aprender disfrutarla como tal, con todo lo que implica y todo lo que hay que aprender a controlar en ella.

Para terminar, les comparto mi listado de recomendados para sobrellevar este mes tan hormonal del que parece imposible escapar, porque se puede, les juro que se pasa y se puede:

Libro Mindfulness: hoy en día está lleno de estos, hay varias versiones. Mi papá, sin saberlo, me regaló uno perfecto, que tiene una actividad por día. Es importante poder sacar la mente de todo este desorden hormonal que estamos viviendo, por un rato al menos cada día, y un libro de mindfulness es ideal para eso, más si tiene actividades que te distraigan.

Yoga o algún deporte que puedas hacer: es lo que me vienen recomendando desde que estoy embarazada. ¿La verdad? Todavía no me inscribo en la clase de yoga, pero si puedo decir que una actividad física que puedas hacer, puede ayudar mucho. En mi caso caminar: me ha tocado concentrarme más en lo que al final de cada larga caminata me dolía cada paso, que en el “odio hormonal” que podía llegarle a tener a la persona que se me cruzara en el próximo paso (volviendo al punto uno).

yogamommyblogger

Almohada para dormir tamaño persona: un must del embarazo dicen, pero créanme, un rotundo must de la mujer embarazada soltera. 
Dormir es casi tan importante como respirar en esta etapa, porque si andas con sueño, ese desequilibrio hormonal del que hablamos se acentúa el triple. A mi en lo personal me costó los tres primeros meses de embarazo lograr dormir bien, y fue recién cuando recibí mi súper almohada de embarazada, que me abraza cada noche, cuando pude hacerlo.

Viajar: si tienes la oportunidad de hacerlo, así sea cerquita, este será el santo remedio del cuarto mes. Cambiar de aire renovará la energía y permitirá ir disolviendo de a poco a Hulk. Así me pasó a mi, y ahora puedo decir que estoy volviendo a ser totalmente feliz, no equilibrada, pero sí feliz.

Comenta este post

cerrar