Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

28.09.2017

Separados pero juntos para criar

¿Cómo trabajar en equipo para cuidar de su pequeño, ahora que ya no son una pareja?

Separados pero juntos para criar

Aunque ya no estén juntos, su hijo los une en un equipo de trabajo. Él es la misión más trascendente que emprendieron puesto que continuará durante toda la vida de ustedes y la de su pequeño; ambos serán siempre sus papás y él su hijo, esto nada lo puede deshacer. Por ello, es apremiante que sepan llevar a cabo su trabajo en armonía; juntos, haciendo equipo en pro de su pequeño. Les compartimos algunas claves que los ayudarán.

Como en cualquier equipo, necesitan mantener una comunicación profunda, dentro de la cual lo más importante es no temer al conflicto. La comunicación no es informar, implica intercambio de opiniones, criterios, expectativas… por lo mismo, requiere de empatía, respeto, tolerancia, negociación. Esto puede ser angustiante para ambos porque justamente su carencia pudo detonar la separación, además, ustedes vienen del conflicto y es algo que ya no desean más. Sin embargo, es parte natural de la interacción humana; lo seguirán viviendo, por lo que deben aprender a resolverlo: negociar para llegar a acuerdos, así como ceder para acordar. Es contradictorio, pero lograrlo los ayudará a sacar adelante este proyecto llamado hijo. Les decimos las claves para enfrentar el conflicto:

• Ejercitar la capacidad de transmisión. Muchas veces pedimos las cosas de formas inadecuadas, sin darnos cuenta de que nuestra entonación, mirada o postura transmiten un mensaje alterno al de las palabras; incluso el momento en que nos expresamos influye en lo que el otro interpreta. Por eso, en la comunicación importa mucho que nos detengamos a pensar cómo y cuándo decimos las cosas; no es lo mismo “¡necesito que me traigas al niño ahora mismo!” que “te pido por favor que lleguen a las cinco para que el niño y yo podamos prepararnos para la escuela de mañana”.
• Saber ceder. En los acuerdos no se puede ganar todo, tampoco se debe perder todo; uno tiene que negociar bajo la idea de que no se va a ir con todo lo que esperaba, tampoco sin nada; se gana y se pierde. Cuando emprendemos una lucha de poder, lo que ocurre es que quien quiere ganar todo, ya la tiene perdido por adelantado.

separacion1

La agenda de los acuerdos
Una de las cosas que más enoja a los papás separados es que no se respeta el tiempo del otro y que se pongan en situaciones incómodas: cuando el papá es quien pasa los fines de semana con los hijos y la mamá es quien vive su cotidianidad, el primero no vive el estrés escolar y el segundo no disfruta tiempo de diversión con ellos; uno se convierte en el ogro y el otro en su benefactor.

Para ahorrarse estas situaciones, una idea es estipular en papel dónde, cómo, cuándo y cuánto tiempo tendrá cada uno con el pequeño. Conseguirán tener presentes sus acuerdos, así que háganlo con las reglas, los límites, permisos, castigos… a respetar en ambas casas. Identifiquen sus particularidades, los focos rojos que pueden causarles discusión, denles un acuerdo y déjenlos establecidos en su agenda.

Dejar de actuar en pareja es complicado porque después de un tiempo ya se han acostumbrado al otro. Ahora les toca entender que el otro es solo parte de un equipo de trabajo. En este proceso, la introspección ayuda mucho, darse el tiempo de vivir el duelo de la relación también; por ello, necesitan ser pacientes con ustedes mismos, así como muy conscientes de sus acciones y pensamientos porque pueden caer en sentirse con el derecho de pedir del otro algo que ya no es su obligación.

separaciondos

Estos tips pueden ayudarlos:
• El límite de sus peticiones aparece cuando al niño no le afectan, sino a ustedes mismos. Si alguno le presenta al pequeño cinco parejas en dos meses, hay un límite que poner y un tema que hablar; de lo contrario, cabe preguntarse si pudiera ser una intención escondida de poner trabas a la nueva relación del ex.
• Si alguno o ambos se dan cuenta de que no están teniendo la capacidad para negociar, acordar, reflexionar, seguir su vida, pidan ayuda a un profesional para que reciban orientación en esta crisis; este proceso terapéutico será individual. Es necesario que sean sinceros consigo mismos, porque conformar este equipo de trabajo en pro del bienestar del niño amerita que cada uno tenga al cien toda tu capacacidad de decisión, asertividad, empatía y conciencia para que sea un buen elemento.
• Es válido decir “mejor ya no nos veamos” o tomarse un tiempo y espacio para asimilar que el otro ya no es la pareja. Aunque una cosa es no quererlo ver y otra es cortar la comunicacion, esto no es posible porque siempre habrá muchos acuerdos por hacer.

[Por: Jéssica López Cervantes / Asesoría: Florencia Bevilacqua, psicoterapeuta con especialidad en adultos]

Comenta este post

cerrar