Ser PadresCerrar
Email WhatsApp Compartido por 4 personas

Pareja

01.03.2018

La infidelidad no es el problema, es el síntoma

Mucha gente culpa a la infidelidad como el fin de sus relaciones amorosas, ¿es tan cierto? ¿La infidelidad es la causa o sólo el síntoma?

La infidelidad no es el problema, es el síntoma

En Chile, el 2016, se divorciaron un poco mas 46.400 parejas. Aproximadamente, el 70% acusa como causa del divorcio la infidelidad.

Con tan alarmante cifra, comienzo a leer sobre artículos y estadísticas de divorcio en chile y el mundo, y aparecen más cifras alarmantes. En el mundo el 80% (aprox.) se divorcia por infidelidad. El ¡¡¡80%!!!

Eso no es todo, ya que luego de leer más artículos, blogs, estadísticas, tendencias, todos llegan a una conclusión similar, y es que el 65% vuelve a re hacer su vida amorosa, por lo que me hace pensar ¿qué tan cierto es que una infidelidad rompió una familia? ¿Qué tan cierto puede ser que algo que nos provoca dolor “momentáneo” pueda hacernos tomar una decisión tan radical como el corte, la ruptura, el término de una familia?

Y es aquí donde me pregunto, ¿¿“es la infidelidad el problema”?? La infidelidad es sólo uno más de los síntomas de una enfermedad terminal, silenciosa muchas veces. La infidelidad es como el pus de la herida infectada, es el olor a quemado que sale del horno cuando el queque ya esta completamente negro.

Cuando hablo de infidelidad, no hablo sólo de la acción física, sexual, entre dos personas. La infidelidad comienza mucho antes, es por eso que es tan dolorosa, porque se horneó frente a nuestros propios ojos, pero no quisimos, o muchas veces no pudimos, mirar la realidad.

foto-3

Muchas mujeres y hombres tienden a victimizarse afirmando que a ellos les fueron infieles y a raíz de eso se separaron, pero ¿sabes? ¡¡Ese no es el verdadero motivo!! El motivo no es que le fueron infiel, el motivo es que la otra persona no quería ser perdonado, o que usted no quiere perdonarlo, ya no tiene la intención de seguir en este buque y es más fácil recurrir a la salida de que ya no hay confianza, de que está dolido(a), o que se desenamoró.

Por lo tanto, es más fácil señalar que el acto mismo de infidelidad es el gran culpable, es más fácil andar por la vida de víctima que hacernos cargos de nuestros errores en el camino. No cabe duda que haya rabia, asombro, tristeza, dolor, entre muchas otras emociones, pero en serio, ¡víctima no!

Haga un análisis de su matrimonio, realmente la infidelidad fue la causa o sólo el efecto de una relación mal cuidada. Si hubiera habido amor, habría perdón, no hubiera sido fácil pero el perdón con amor se logra.

Haga el intento de cambiar su propio discurso, pase de ser la víctima a ser la protagonista de su historia, va a ver como se siente mas libre, sin tanta rabia y más preparada para una nueva relación, y por qué no, para encontrar al amor de su vida.

Separada Con Hjos.
hola@separadaconhijos.com

Comenta este post

cerrar